Técnica de gestión de personas:

On Boarding hace más rentable a Ejecutivos en nuevos cargos


La  Empresa de Head Hunting SommerGroup®, dio un paso adelante.
Investigó el mercado laboral en Chile, a partir de un estudio que realizó y que arrojó los siguientes resultados:

Entre seis y once meses demora un profesional en hacer su proceso de transición, al incorporarse a un nuevo cargo.

Basándonos en las cifras anteriores, decidimos capacitarnos, a partir de congresos y seminarios, con las mejores metodologías de Coaching en Estados Unidos. Revertimos esta realidad, ofreciendo un servicio que logra acelerar el proceso de transición de ejecutivos a nuevos cargos. 

Se llama “On Boarding” y es una técnica de gestión de personas, que ya es muy popular en otros países. Se utiliza en forma extensiva para apoyar y facilitar procesos de transición laboral, ya sea promociones o contrataciones. Es una metodología que permite apoyar y facilitar el proceso de transición de una persona de un cargo a otro, y de una empresa  a otra o de un área a otra, y se fundamenta en una técnica de coaching directivo, que trabaja con la persona durante los primeros tres meses de ejercicio de su posición. Busca fundamentalmente acelerar el proceso de logro del umbral de rentabilidad de la persona. “Es así como la persona al ingresar a un cargo nuevo está en un proceso de aprendizaje en que va conociendo, se va acomodando y esto le resta valor a la organización. Después el ejecutivo se va poniendo más dúctil y va agregando valor a la empresa. Cuando esos dos valores se netean se llega al umbral, y desde ese momento se transforma en un contribuidor neto para la organización”, explica Rodolfo Sommer, experto de SommerGroup®.

Establecemos un plan de trabajo que se divide en tres etapas:

La primera “PreBoarding”, es la etapa previa a llegar al cargo, “haciendo las maletas”. Implica dejar atrás el cargo anterior, es común el error de pensar que lo que me trajo hasta aquí también me servirá para llegar allá. Hay que cerrar un ciclo y abrirse a aprender y a la experiencia del nuevo desafío.

La segunda es el “OnBoarding” propiamente tal, donde son claves tres hitos: apropiarse del rol, lograr credibilidad y movilizar a otros.

Y la Tercera es “On the Go”, el profesional se soltó el cinturón de seguridad y ya está instalado como contribuidor neto. Sólo se hace un seguimiento en las instancias y los ajustes que quedaron pendientes, para consolidar resultados.

El On Boarding sirve para todas las empresas que estén incorporando ejecutivos y profesionales de alto impacto en su organización, y que quieren hacerlo en el menor tiempo posible y con el menor desajuste posible. “La idea es evitar que la persona fracase en el ejercicio de su nuevo cargo, no porque no esté capacitada sino porque no logró ajustarse bien a la cultura o no hizo bien el proceso de transición, sobre todo en cargos donde la demanda por resultados en el corto plazo es importante”, asegura Sommer.