Transformar nuestro talento en éxito

El compromiso con los proyectos propios, la capacidad de soñar en grande, una gran determinación y persistencia son claves para que una persona talentosa obtenga el éxito.

Gran parte del éxito de un profesional, sin duda dependerá de las decisiones tomadas durante su carrera. Como Peter Drucker dijo una vez: “inteligencia, imaginación y conocimiento son recursos esenciales, pero sólo la eficiencia se convierte en resultado”.

El escritor estadounidense John C. Maxwell, que se especializa en la capacitación de líderes y autor de “El talento no lo es todo”, afirma que “cuando la gente hace cosas grandes, otros a menudo explican sus logros mediante la atribución al talento. Pero esta es una manera falsa y engañosa de ver el éxito.”

Un ejemplo concreto es el famoso pintor impresionista Vincent Van Gogh. Él, pese a su gran talento artístico, no logró conseguir el éxito mientras vivía, incluso le costó mucho vender sus cuadros, los cuales no eran valorados. Su fama llegó mucho después de su muerte, y murió en pésimas condiciones financieras.

Para el consultor Deni Belotti, el compromiso con los proyectos propios es esencial y no puede ser olvidado. Para él, la regla básica es la persistencia. Según Belotti, debe tener “visión, capacidad de soñar en grande y, por supuesto, una gran determinación”.

 

El ejercicio de elegir y decidir

En la vida no siempre sabemos cuál es la mejor manera de alcanzar un determinado objetivo. En realidad, saber claramente cuál es el objetivo a perseguir no es una tarea fácil. Las opciones son muchas y hay algo importante a tener en cuenta: no siempre podemos elegirlas todas. Por eso, gran parte del éxito de un profesional, sin duda dependerá de las decisiones tomadas durante su carrera. ¿Cómo hacerlo de la manera correcta?

“Saber cómo elegir y decidir es el resultado de un ejercicio constante”, dijo Elías Awad. Según el escritor, “mientras más se practica las elecciones y decisiones, más preciso será el sentimiento.”

Awad señala, sin embargo, el hecho de que la confianza en la experiencia a lo largo de la vida puede obstaculizar tiempo para tomar una decisión. “Cuanto más preciso sea su sentimiento, más atento se debe estar a los detalles, para no tomar decisiones basadas únicamente en la autoconfianza”, dice el escritor.

Quizá Van Gogh haya tomado decisiones erradas. No había querido creer en su propio potencial ni conseguido gestionar su trabajo. O tal vez no. El genio puede, simplemente, haber sido un incomprendido.

Finalmente, lo importante es transformar nuestro talento en éxito, esa es la consigna.

Más información: http://mba.americaeconomia.com/articulos/reportajes/genios-fracasados-por-que-personas-talentosas-no-logran-tener-exito