Core Competence: para una contienda desigual

Para alcanzar una posición única, inimitable, la empresa necesita actuar como un blanco móvil, generando permanentemente ventajas competitivas dinámicas, que evolucionen y hagan a sus movimientos más impredecibles, más difíciles de seguir. Esto se logra definiendo claramente sus habilidades esenciales, o core competence.

Los core competence se definen como cualidades intrínsecas del grupo empresarial que lo impulsan al éxito económico; estas cualidades se expresan a través del aprendizaje colectivo en la organización y esa forma de gestionar y trabajar el conocimiento va construyendo un perfil de ejecutivos que finalmente representan la cultura organizacional.

Es así como se gesta el enfoque hacia el talento. La contratación de personas que estén adecuadamente ubicadas en el desempeño de los puestos puede contribuir enormemente a optimizar los resultados. En ese sentido el modelo de competencias se confirma como una construcción dinámica que articula las competencias centrales de la organización y las competencias de los individuos y grupos, y su impacto en la evolución organizacional.