La apuesta va por la diversidad

El concepto de diversidad en recursos humanos significa que la calidad está en la diversidad y no en la homogeneidad.

La mejor forma de garantizar la diversidad es contratando a las personas para ocupar los cargos de la empresa por su  capacidad. El mejor capacitado/a técnica y conductualmente no siempre tiene el mismo perfil.

Si se contrata a las mejores personas para hacer una tarea, o sea por capacidad, la diversidad viene de forma implícita. Si se contrata a las personas sólo por el perfil sin darle prioridad al desempeño es lógico que exista una plantilla muy homogénea (todos de cierto género, edad y con ciertas características) pero el rendimiento dejará mucho que desear.  La meritocracia garantiza la diversidad y la diversidad de los colaboradores es un índice de que la empresa ha elegido a los más  capaces para realizar la tarea.  

Este criterio también es importante porque para lograr procesos, productos y servicios innovadores, se necesitan visiones, ideas y formas de trabajar complementarias.

La diversidad de personas, con distintos intereses, formas de ver la vida y experiencias, además de un Management que aliente el desarrollo, asegura que las propuestas innovadoras puedan surgir en beneficio del negocio. A partir de este simple concepto surge el del emprendedor corporativo, aquel colaborador que aporta su energía como si fuese el lugar de trabajo, su propio emprendimiento.

Más información en www.losrecursoshumanos.com