manos en cadena

El antiguo refrán “No es lo que sabes, sino a quién conoces”, es muy certero. Una correcta red social puede tener un enorme impacto en el éxito profesional. Pero muchas personas tienen ideas erróneas acerca de qué es lo que hace que una red sea sólida: creen que la clave está en contar con un gran círculo de contactos de alto perfil. Ése no es el enfoque apropiado, señalan Cross, de McIntire School of Commerce de UVA y Thomas, de Accenture Institute for High Performance.

Los autores, que llevan años investigando cómo las organizaciones pueden capitalizar las redes sociales de los colaboradores, han visto que los ejecutivos más felices y de mejor desempeño tienen una clase diferente de red: selecta, pero diversa, formada por relaciones de alta calidad con personas que provienen de distintas esferas y desde arriba hasta abajo en la jerarquía corporativa.

A su juicio, el networking inteligente normalmente varía en tamaño entre 12 y 18 personas. Cross y Thomas han descubierto que incluyen seis tipos claves de conexiones: personas que brindan información, ideas o experticia; personas con poder formal o informal que ofrecen mentoring y apoyo político dentro de la organización; personas que entregan feedback de desarrollo; personas que brindan apoyo personal; personas que aumentan su sentido de propósito o valor y personas que incentivan el equilibrio vida/trabajo. Por otra parte, la mejor clase de conexiones son las personas que estimulan a otros; aquellas que son positivas, confiables y que disfrutan al estar con otros y siempre ven oportunidades, incluso en situaciones desafiantes.

Más información en http://bit.ly/njSBPO