Cuando la “ley de la atracción” no funciona

Ya para nadie es novedad…existe una gran escasez de personas para la industria minera, y el talento hoy hay que manejarlo como un recurso estratégico. ¿Por qué? ¿Qué es lo que ha generado esta revolución? Aquí hay algunos antecedentes que dan cuenta de este fenómeno.

La minería en Chile ha triplicado su producción de cobre en los últimos años, pasando del 16% de la producción mundial a convertirse en el principal productor, con más de un tercio de la producción total. Además, el último informe del servicio geológico de Estados Unidos (2012), reveló que nuestro país es el que tiene las mayores reservas del metal rojo en el mundo, seguido por Perú y Australia.

A lo anterior, se suma el aumento de la demanda mundial, que no se ha detenido, empujado por el crecimiento de China, que consume hoy aproximadamente la cuarta parte de la producción mundial de cobre, y seguido por otro grupo de países asiáticos.

Por todo este escenario, el cobre se ha convertido en pieza fundamental del desarrollo de nuevas tecnologías, de aplicaciones en diferentes industrias, y un commodity fundamental para el desarrollo de las naciones. Como consecuencia, el precio del metal sigue al alza…buenas noticias para nuestra economía.

Todo lo anterior ha despertado un apetito voraz por el desarrollo de proyectos mineros, se reabren viejas faenas y nacen más y más exploraciones.

Entonces, ¿Cuáles son los grandes desafíos de la Industria? Desde la perspectiva de los procesos mineros propiamente tal, podríamos reconocer que los grandes temas tienen que ver con el aumento en el consumo de agua en los procesos productivos, la eficiencia hídrica y la energía. Junto con lo anterior, aumentan los costos de materias primas y producción, y surge la necesidad de incorporar nuevas tecnologías y buscar nuevos mercados, frente a la amenaza de los sustitutos del metal rojo.

Sin embargo, el gran desafío estratégico, frente al cual la gran mayoría de las grandes y medianas empresas mineras están preocupadas (también quienes colaboramos con éstas) es la escasez de personas para enfrentar estos grandes desafíos.

Recientemente, el centro de Innovación en Capital Humano de Fundación Chile publicó el estudio “”Fuerza Laboral en la Gran Minería Chilena”, que propone un diagnóstico de la realidad actual ante la creciente demanda de personas calificadas para la minería, y una serie de recomendaciones de acción para enfrentar los desafíos en gestión de capital humano.

Un elemento central del contexto actual de la industria, tiene que ver con la inversión en proyectos mineros en el período 2011-2020, cercana a los 45.000 millones de dólares, lo que aumentará la producción cerca de un 23%. Sin duda que estamos frente a un gran cambio en la industria; el segundo gran ciclo expansivo de su historia.

En total, se estiman más de 44.000 personas adicionales que la industria requerirá en el período 2012-2020, es decir un crecimiento del 60% de la fuerza laboral de la industria. Los mayores déficits se preveen para operadores de equipos, y mantenedores.

¿Por qué el déficit? Principalmente porque la industria minera, paulatinamente, ha perdido su poder de atracción de las nuevas generaciones laborales. Quizás la distancia de los centros urbanos, el trabajo en turnos lejos de las familias y seres queridos, o a lo mejor los mismos estilos de liderazgo, basados en la autoridad, que están predominando en la industria, han ido generando un alejamiento de las expectativas de quienes se incorporan al mundo laboral.

Entonces, ¿Cuál es el principal desafío para la Industria? Desde mi perspectiva, la necesidad de convertirse en una real oferta de valor para quienes hoy están “vitrineando” la industria minera como posible escenario laboral; generando mejores lugares para trabajar, donde haya cada vez mayor espacio para el desarrollo del potencial de las personas y el despliegue de sus talentos y capacidades.

Hoy no tenemos las respuestas, sin embargo, y tal como lo dijo Einstein en su momento, “lo importante es no dejar de hacerse las preguntas”, yo dejo algunas planteadas.


Marzo, 2012

Guillermo Abarca C.
Director de Negocios