hombre mostrando curriculumEntre marzo de 2010 y junio de 2013 la economía generó 827 mil nuevos puestos de trabajo, mientras que durante la administración anterior se crearon en mismo período 342 mil. El contexto económico era distinto y la economía pasaba por fuertes turbulencias internacionales.

Sin embargo, cuando se habla de la calidad de esos puestos de trabajo, surgen diferencias de interpretación. Para el Gobierno, la mayoría de estas nuevas plazas laborales se crearon con contrato y con seguridad social, y que la formalidad ha disminuido; mientras que para los sectores más críticos, en este período se han multiplicado los contratos a plazo fijo y los trabajos bajo régimen de subcontratación, que son empleos formales, pero considerados por algunos, de menor calidad.

Según un informe económico de la Fundación Sol, en el caso de los asalariados, 62% del aumento de empleos corresponde a la modalidad de servicios transitorios, suministro de personal y subcontratación, lo cual es una señal de mayor precarización e inestabilidad en el mundo del trabajo. Según el Instituto de Libertad y Desarrollo, el mercado es altamente sensible al ciclo económico y, por ello, las cifras deben analizarse en su contexto. En 2009, por ejemplo, se produjo el peak de la crisis financiera internacional, lo que golpeó con fuerza al mercado laboral. “La situación actual es muy distinta, hay un sector que está con déficit de trabajadores (la minería) y empieza a tirar el carro. Eso se traduce no sólo en la creación de puestos de trabajo, sino también en las remuneraciones que pagan otros sectores de la economía que compiten por contratar o retener al mismo tipo de ejecutivos”, explica Cecilia Cifuentes economista de la entidad. De hecho entre febrero de 2010 y mayo de 2013, las remuneraciones reales de los colaboradores aumentaron 11% según cifras del Instituto de Libertad y Desarrollo, elaboradas en base a datos del INE. Entre febrero de 2006 y mayo de 2009, las remuneraciones crecieron sólo un 7%.

¿Puede aumentar la informalidad? ¿Tendería el mercado formal a ofrecer empleos más precarios, si el ciclo económico cambiara negativamente? Hay evidencia de que el mercado formal se corrige moderando las remuneraciones de los nuevos trabajadores o generando menos empleo, pero no ofreciendo trabajos precarios. Lo que sí tiende a ocurrir es que cuando el salario mínimo es muy alto, y además la economía se enfría, aumenta la informalidad entre los trabajadores menos cualificados y los más jóvenes, según informa la investigadora.

Agosto 2013
El Mercurio, Economía y Negocios, Domingo 4 de Agosto