ascenso flecha verdeEn los últimos años los países de América Latina han invertido en mejorar la institucionalidad y en perfeccionar sus políticas de apoyo para la innovación. Y en paralelo están introduciendo y fortaleciendo mecanismos de apoyo a las startups, tanto a nivel de financiamiento como de servicios de asesoría en el desarrollo de capacidades empresariales.

Según indica el estudio de la OCDE titulado “Startup América Latina: Promoviendo la innovación en la región”, un gran desafío para los países latinoamericanos es brindar formas de financiamiento adecuadas en las distintas etapas de desarrollo de las startups, desde su gestación hasta su expansión.

Según el estudio, que analizó los casos de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, México y Perú, la situación es la siguiente:

Argentina ofrece apoyo en las fases de gestación y creación de las startups. La creación de los fondos sectoriales y la buena base científica y de investigación en sectores dinámicos en relación con la creación de nuevas empresas, como software, diseño y biotecnología, representan activos importantes a ser potenciados por el país.

Brasil posee una gama bastante completa de instrumentos de apoyo a la creación de startups, con mecanismos que acompañan su desarrollo desde su gestación hasta su expansión. Sin embargo, el marco regulatorio, las infraestructuras —como el acceso a Internet y a espacios físicos para la incubación de proyectos innovadores— y una baja propensión al emprendimiento en una gran parte de la ciudadanía representan aún barreras importantes para que las startups se conviertan en una fuente de crecimiento de relevancia para el país.

Chile ha acumulado un aprendizaje interesante en el desarrollo del esquema de apoyo a las startups. Su experiencia revela que es fundamental disponer de una cadena de instrumentos que actúen a múltiples niveles (financiamiento, capacidades empresariales y marco legal) y que acompañen a las nuevas empresas en todas sus fases de desarrollo, desde la gestación hasta la expansión. Recientemente Chile ha puesto un énfasis creciente en las startups, reformando los sistemas de apoyo existentes de conformidad con la nueva visión del país más orientada hacia su proyección en la economía global. Desafíos pendientes para Chile son movilizar una masa crítica elevada de proyectos empresariales innovadores, así como aumentar el tamaño de las industrias de capital de riesgo y de inversionistas ángeles.

Colombia diseñó en 2012 un nuevo instrumento, iNNpulsa Colombia, cuyo objetivo es ofrecer capital semilla y capacitación a los nuevos emprendedores. Los gobiernos regionales de Colombia participan cada vez más en el apoyo al emprendimiento innovador como dinamizador de crecimiento y empleo en sus territorios.

México promueve actualmente el emprendimiento innovador como una de las prioridades dentro del marco de la política de innovación. El país ha mejorado su marco legal para agilizar la creación y expansión de empresas; sin embargo, el acceso al crédito, en especial en las fases de gestación y creación de empresas, es aún una barrera relevante para el desarrollo de las startups.

Perú está diseñando un mecanismo de apoyo público a las startups. El establecimiento de la iniciativa privada Wayra, que apoya a jóvenes emprendedores en el marco de una estrategia empresarial de innovación abierta, ha generado un importante estímulo en el país, así como capacidades de gestión de programas de incubación. El país está actualmente diseñando en la creación de un nuevo programa “Startup” Perú, que apunta a ofrecer capital semilla y asesoría a las nuevas empresas.

www.innovación.cl