Cara y Sello de Sebastián Pedraza:
Develar talento… más allá del Head Hunting

ines puyoSebastián Pedraza, de 39 años de edad, además de ser socio y gerente general de SommerGroup®, una de sus pasiones es ser “curador” de arte. Bueno, al menos así lo denominan en las exposiciones donde ha participado, aunque él modestamente confiesa: “No me considero un curador, me falta mucho conocimiento para eso. Sí un “gozador” de la pintura, con cierta capacidad para organizar y compartir este interés con otras personas”.

Un curador, en la práctica se preocupa de ordenar, organizar y desarrollar toda la producción de una exposición, relacionándose con el artista, el dueño de la galería, publicistas, críticos de arte, restauradores, entre otros. Es en sí, una persona con capacidad de poder generar una exposición muy bien montada, incluyendo aspectos históricos y de investigación.

Pedraza ha organizado exposiciones con la Universidad de Talca y en la Corporación Cultural de Las Condes, de artistas como Carlos Pedraza e Inés Puyó. También lideró el proyecto de edición de un libro de arte.

Sus primeros pasos fueron motivados por haber convivido con la pintura y con artistas, desde la infancia. “Mis abuelos eran ambos pintores y siempre me tocó desenvolverme en ese medio, ahí uno aprende a apreciar y a disfrutar… también vas conociendo otros artistas y vas ampliando tu campo de gustos, conocimientos e intereses”.

Recientemente, para celebrar el centenario de su abuelo, el destacado pintor Carlos Pedraza, Premio Nacional de Arte 1979, la Corporación Cultural de Las Condes presentó una gran muestra retrospectiva, con la curaduría de Sebastián.

A este psicólogo siempre le ha gustado la pintura, colecciona pintura chilena del siglo XX desde hace más de 15 años. Por otro lado, siempre le ha interesado difundir la obra y legado de su abuelo, que fue además de un destacado pintor, un académico de la Universidad de Chile, por muchos años, Decano de la Escuela de Bellas Artes, y Premio Nacional de Arte. “Pero en Chile tenemos mala memoria y si alguien no se preocupa al final el arte se olvida. En el último tiempo, mi interés ha ido más por la línea de difundir, ya que en general, la obra de artistas chilenos es desconocida, y por lo tanto, hay muchísimo por hacer”.

En lo personal, Sebastián realiza la labor de curador de arte para desarrollar otras facetas. “Considero que el arte enriquece el espíritu y más, cuando se puede compartir con otras personas, lo que en el fondo conlleva un rol social”.