Como head hunters hemos sido testigos activos en los últimos años de una mayor demanda de mujeres para ser contratadas en las búsquedas para las distintas posiciones por parte de las empresas. La presencia de Directoras, así como de Gerentes de primera línea, Subgerentes y otros cargos, en las empresas es una realidad hace varios años en Europa y Estados Unidos y ahora ya se presenta como un imperativo en Chile.

El aporte femenino a las organizaciones, los equipos de trabajo diversos, la colaboración multicultural, permiten lograr mejores ambientes laborales, generar equipos de trabajo productivos, estimular la creatividad, la innovación y finalmente alcanzar mejores resultados.

Por otra parte, desde el contexto económico, cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen. Según estudios efectuados en países de la OCDE y en algunos países no miembros, el aumento de la participación de las mujeres en el trabajo —o una reducción de la disparidad entre la participación de mujeres y hombres— produce un crecimiento económico más rápido. 1

Estos indicadores vienen a confirmar que las mujeres son capaces de dar un espacio central a las relaciones interpersonales, poseen una disposición inquisitiva fuerte. Esto las convierte en un aporte y reafirma uno de los argumentos para su inclusión, que dice relación con mejorar el rendimiento del negocio mediante el aumento de la diversidad de miradas.

Desde la perspectiva de la industria del Head Hunting, nuestro desafío está en poder identificar a los mejores talentos para las organizaciones, y por tanto buscar a mujeres competentes, que cumplan con las competencias requeridas para incorporarse a las empresas agregando valor. Así, la misión principal estará en construir una cultura inclusiva en el trabajo y la transformación real se generará cuando las compañías adopten nuevas regulaciones en su cultura organizacional.

Frente a esta tarea pendiente, resulta clave trabajar conjuntamente desde el sector público, la sociedad civil y el mundo privado para generar las condiciones que permitan el desarrollo y participación de más mujeres ejecutivas, con oportunidades de crecimiento, porque en esta dinámica todos resultan beneficiados: ganan la empresa, la ejecutiva, la sociedad y el país. 1 Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Gender Equality in Education, Employment and Entrepreneurship: Final Report to the MCM 2012. http://www.oecd.org/employment/50423364.pdf. p. 17.