La mujer ejecutiva comienza a adelantar

La mujer ejecutiva comienza a adelantar

La mujer ejecutiva comienza a adelantar

La participación de las mujeres en el ámbito de las empresas y particularmente en posiciones de cargos ejecutivos ha crecido en las compañías.

En la actualidad las mujeres alcanzan una educación mayor y las empresas han comenzado a valorar nuevas competencias, lo que hace que éstas se integren en forma masiva a las organizaciones públicas y privadas, donde desarrollan las más diversas tareas y funciones. No obstante, la entrada de las mujeres en la fuerza de trabajo remunerada altera marginalmente la estructura jerárquica; ya que siguen siendo en su mayoría los hombres, los que ocupan de manera desproporcionada las posiciones de poder en las organizaciones. Estamos antes un fenómeno social en que frecuentemente, –aunque cada vez menos- son los hombres los que deciden a quién contratar, para qué puesto, quién lo hace bien y merece un ascenso, que salario ofrecer y si es mejor contratar a un hombre en vez de una mujer.

El mercado laboral está cambiando. Hoy las mujeres están asumiendo roles ejecutivos en muchas áreas que antes eran impensadas o que se estimaba no eran para ellas. Por lo tanto, la preocupación por las habilidades que cualquier mujer ejecutiva debe tener para lograr el éxito en su trabajo, no dicen relación con las áreas de desempeño, sino con la forma de enfrentar su labor diaria.

SommerGroup® le tomó el pulso al mercado a partir de una encuesta que reveló cuáles son las competencias de las mujeres ejecutivas que más destacan y que les permite tener una ventaja comparativa respecto del hombre ejecutivo.

La habilidad que obtuvo el mayor porcentaje –un 44,2%- fue la capacidad de la mujer de “realizar diferentes tareas en paralelo”. Esta es una característica muy propia de la mujer en general y en el caso de la ejecutiva que está laboralmente activa, puede optimizarla inteligentemente, de modo de distinguirse del otro género. Las mujeres llevan en su “chip” la habilidad de multiplicarse, de atender y ejecutar muchas funciones en forma simultánea, sin perjudicar ninguna de éstas, manteniendo el nivel de calidad en todas ellas. Sin embargo, esta realidad puede conducir a que la mujer se sobre exija, así es que es importante lograr establecer ciertos límites, para no terminar creyéndose la “superwoman”, con todos las consecuencias que ello involucra.

Otra competencia con alto puntaje es la “empatía y calidez”, con un 21,2%. Esta habilidad es especialmente positiva para el liderazgo y el trabajo en equipo, pues le entrega mayor sensibilidad frente a los acontecimientos que suceden en su entorno, involucrándose y acogiendo a otros con una mirada más integral de la persona. Por otra parte la “empatía y calidez” es favorable al momento de negociar y lograr resultados de ganar – ganar, así como para fidelizar clientes y construir relaciones de largo plazo, pues promueve las alianzas y logra un buen trabajo colaborativo.

Como una tercera característica de la mujer en esta encuesta, encontramos la “eficiencia en la administración del tiempo”, con un 15,4%. La mujer de hoy se ve sometida a altas exigencias tanto laborales como personales, y es principalmente en el caso de la mujer que es madre, una situación que la lleva a organizarse por necesidad, porque sus intereses suelen ser compatibilizar ambos mundos y sin fallar en ninguno de ellos. Por tanto resultan ser, por ejemplo más eficientes en el manejo de los horarios de reuniones, buscando no salir del objetivo de la reunión y cumplir con sus horarios de trabajo ya que saben que después de salir de la oficina, las esperan otras actividades y compromisos que cumplir.

Comunicación y asertividad aparece como la cuarta habilidad de la mujer, con un 15,4%. La mujer es por naturaleza más comunicativa y narradora. Expresa con facilidad y suele conseguir un buen entendimiento por parte de su receptor. Además, están más atentas a escuchar al otro y se dan el tiempo para hacerlo. Integran un tema de forma y actitud, que facilita la apertura y la comprensión, la capacidad de diálogo en un equipo de trabajo, siempre logra mejores resultados, puesto que se maneja más información y las decisiones son consensuadas y más acertadas.

Finalmente, en último lugar se ubica la competencia de la mujer ejecutiva “pasión y dedicación”, con un 5,8%. La mujer es intensa, en general vive la vida con un matiz diferente al hombre, porque las cosas las recepciona diferente. Sin lugar a dudas, la ejecutiva pone más corazón en su trabajo, lo que conlleva mayor compromiso y lealtad a su organización.

Actualmente se nota una mayor contratación de ejecutivas para cargos altos en multinacionales y especialmente en las empresas de Servicios y si bien las compañías nacionales están cambiando, aún hay temor porque se les ve frágil y poco capaces de lograr retos desafiantes. Pero los resultados concretos de muchas ejecutivas y  emprendedoras, están revirtiendo esta realidad, el camino debe continuar.

 

Ximena Rodríguez C

Gerente de Clientes / Socia de SommerGroup®

Empresa de Búsqueda de Ejecutivos y Profesionales.

 

 

2018-05-06T16:11:37+00:00