desicion hombre pensandoNo hay emociones buenas o malas. Hay emociones que son empoderantes y otras que son inhabilitantes para lograr determinados objetivos, en determinadas circunstancias. El miedo nos puede salvar la vida en cierto momento, y nos puede perjudicar en otro. Cuando un ejecutivo se encuentra en un estado de ánimo que lo inhabilita para lograr sus metas, se le puede llevar a otro estado, realizando una “intervención” en alguno de los dominios, interrumpiendo el patrón que sostiene dicho estado de ánimo.

Expertos han descubierto que para poder generar rapport con una persona (sintonía y empatía), uno de los recursos a utilizar es el sincronizar la respiración con dicha persona. Y si la persona se encuentra alterada, se puede ir cambiando lentamente la propia respiración hasta llevar el ritmo respiratorio de la persona al correspondiente, a un estado de ánimo más calmo.

Desde la India milenaria nos llega el Pranayama, que son los ejercicios respiratorios del yoga. Se trata de poderosas técnicas de respiración, que actúan generando una profunda intervención que impacta no sólo sobre los tres dominios primarios, sino generando una conexión sobre el dominio del Ser, abriendo la puerta a una mayor creatividad e intuición, un mayor compromiso y entrega, que permite alcanzar la excelencia personal. Todo esto último se encuentra fuera de los dominios primarios, y no existe manera de motivarlo de manera extrínseca (a través de bonos, premios, promociones, etc.).

La respiración permite conectarnos con el momento presente, que es donde está concentrada nuestra capacidad de acción, lo que mejora nuestra performance en el trabajo y nuestra vida cotidiana. Estos ejercicios de corta duración son sencillas técnicas, que aprendiéndolas se pueden incorporar a la vida cotidiana, incluso dentro del ámbito del trabajo, ya que no requieren de posturas, ni vestimentas o ámbitos particulares. Éstas nos permiten lograr los siguientes beneficios:
mayor claridad, llevar la atención a la respiración permite reducir nuestro ruido mental.
• mayor efectividad, al focalizar nuestra atención en el momento presente.
reducir el stress, al liberar de tensiones en nuestro cuerpo.
mayor creatividad, al balancear nuestros hemisferios cerebrales y lograr una mejor conexión con nuestra inteligencia intuitiva. mejora el clima laboral, al sentirse uno más balanceado y conectado con su Ser (o el nombre que cada uno quiera darle).
descansar mejor, durante el sueño.

Las técnicas de respiración son uno de los caminos más cortos para, no sólo manejar las emociones, sino para lograr una vida saludable y armoniosa, libre de stress, y que nos permita acceder a estados que nos empoderen en el camino hacia nuestra excelencia personal.

http://bit.ly/QrFIdI