trabajo equipo grupo pensandoCuando estamos en un proceso de comunicación con otras personas, sabemos que debemos esperar nuestro turno de palabra para hablar y que mientras otros lo hacen nosotros debemos permanecer callados y escuchar.

Pero escuchar no es permanecer en silencio, no es un ejercicio de pasividad, ni guardar un registro o esperar nuestro turno para hablar. Escuchar no es simplemente oír o percibir sonidos. Para que se produzca un proceso de comunicación esta escucha debe ser activa.

Escuchar supone dar sentido a lo que oímos. Implica comprensión y respuesta. Supone esforzarse en escuchar al interlocutor evitando distraernos, alejando pensamientos ajenos a la temática que se trata, concentración no únicamente en las palabras sino en cada gesto, no haciendo suposiciones y tratando de ponerse en el lugar del interlocutor.

Escuchar activamente provoca la sensación en nuestro interlocutor que está siendo considerado por nuestra parte, de que nos importa su mensaje creando un buen clima de cooperación.

Saber escuchar en cualquier interacción social en el ámbito de la organización es básico. Del tiempo que dedicamos a comunicarnos con los demás el mayor porcentaje es escuchando.

Uno de los errores más frecuentes es preparar la respuesta que daremos mientras estamos escuchando. Esto conlleva una pérdida de una gran cantidad de información además de muchos elementos que acompañan al lenguaje verbal. Por eso tanto en el ámbito organizacional, como social, el aprender a escuchar es algo prioritario, pero desde el punto de vista empresarial, puede suponer la diferencia entre fracasar o tener éxito.

Existen cuatro pilares para practicar la escucha activa:

Intensidad: Escuchar evitando distracciones mentales o ambientales.
Empatía: Ponerse en el lugar del otro respetando sus pensamientos y emociones.
Aceptación: Supone una escucha de la manera más objetiva posible permitiendo que el interlocutor emita su mensaje antes de juzgar su contenido.
Responsabilizarse de la totalidad: El receptor pone todos sus medios para captar el significado del mensaje.

Finalmente, concluimos que escuchar no es sólo oír, sino comprender.
http://bit.ly/14edKIa