Cara y Sello de Consuelo Rogers
Pasión por la cocina: La vida con aliños

crb 1

Vivimos en una sociedad cada vez más compleja y acelerada, donde se nos hace difícil parar, bajarnos del tren y encontrar un momento para conectarnos con lo que sentimos y con nuestras pasiones.

Llevo 22 años en el mundo laboral, en algunos períodos, contratada por empresas y en otros, lanzándome a la aventura del emprendimiento, etapas excelentes, otras no tan buenas y otras en que hice un alto porque fui mamá.

Es así como vamos perdiendo contacto con nuestros aspectos más sensibles, alejándonos de nuestras verdaderas pasiones y olvidándonos muchas veces de la magia que hay en hacer lo que realmente nos gusta. Lo maravilloso es: descubrir ¿qué es eso que realmente nos gusta? Y no morir en el intento de nunca encontrarlo, ¡hay que disfrutar ahora! Cada vez que podamos, y si sentimos que la vida no nos da respiro…buscar esos momentos, inventarlos y no transarlos por nada del mundo.

Lo mío es la cocina… Quiero seguir cultivando siempre esa capacidad de sorprenderme con la comida… Desde chica me gustaba mirar cómo se cocinaba en mi casa, inquietándome por aprender cada vez más sobre mezclas, aromas, sabores, texturas y sensaciones que la comida evocaba en mí y en quienes disfrutaban de los platos que finalmente llegaban a la mesa.

Cocinar es un proceso mágico de transformación que experimento cada vez que entro en mi lugar sagrado y echo a volar mi imaginación. Me encanta cocinar de todo, sin recetas ni medidas, sin rigidez…Cosas simples para los niños, o platos más sofisticados para alguna comida, o cuando la situación lo amerita. Me gustan esas casas con “olorcito a galletas recién hechas”. Esas casas donde la cocina es un espacio vivo, donde se comparte, donde se conversa, no sólo una pieza más de la casa.

Mi trabajo tiene un horario flexible, el que me permite compatibilizar el tiempo con mis hijos y los momentos de cocina, los que aprovecho cada vez que puedo e involucro a mis hijos en el proceso, no por tratar de que tengan mi misma pasión, sino porque descubran que siempre existe una e identifiquen cuál es la suya.

Esta es una invitación a que descubras qué es lo que realmente te gusta, buscar esos espacios que te permitan conectarte contigo y no tener la necesidad de estar siempre arriba del tren, donde todo pasa rápido y sin vuelta atrás o depender de otros para disfrutar esos momentos mágicos.